2.10.12

Estona búdica


El que es pensa no sempre és el que es diu i el que es diu no sempre és el que es fa. Hi hauria tres nivells: el que penso (o sento), el que dic (o escric) i el que faig. Només el primer és absolutament íntim i privat. Els altres dos (les paraules i els fets) són públics. 

No te'n refiïs gaire de les paraules perquè la majoria de les vegades són màscares, ombres imperfectes, artefactes de l'engany. Dels fets tampoc no te'n pots refiar perquè les persones poden fer coses en contra del que realment pensen o senten. S'anomena hipocresia o diplomàcia. 

Què ens queda, doncs? Intentar esbrinar els veritables pensaments o sentiments dels altres. Però ja t'aviso que això és una quimera impossible. Més val que ho deixis córrer. De vegades ni un mateix sap el que realment pensa o sent. Dius coses, fas coses, però sovint dius i fas sense esma, desorientat, dubtant, contradint-te...

Tot és tan complex que et donen ganes de deixar de pensar, de sentir, de dir i de fer. És a dir, et donen ganes de retirar-te a la muntanya a fer el Buda o a una illa polinèsica a fer el Gauguin. L'aparador que és la vida social, l'embolic immens de les relacions humanes, tot aquest embull que produeix tants maldecaps i maldecors. Quin patiment. Quina fatiga.

Ahir, a l'embarcador de la cala Culip, vaig gaudir d'una meravellosa estona búdica. Per descomptat, no la puc explicar amb paraules. Me la guardo per a mi...

6 comentaris:

Francesc Puigcarbó ha dit...

no hi ha res pitjpr que dediquis escrit a algú i no se n'assabenti. Aixó em va passar amb Ho recordes Toni...
Si el contingut no et va agradar - cque podria ser - estaba dit amb tot el respecte i fins i tot admiració per la nova situació personal teva.

salut

Tangata Manu ha dit...

Disculpa, Francesc, però no havia vist el teu post. T'agraeixo de tot cor el detall. T'he respost allà. Una abraçada.

Anònim ha dit...

Me ha gustado mucho tu post de hoy. Muchas veces, las personas evitan ser sinceros por respeto al otro; y muchas veces, cuando hablamos de seres queridos, para evitar hacerles daño. ¿La verdad tiene tanta fuerza para emerger pese al daño que genera cuando se revela a alguien a quién amas? O, ¿es mejor esconderla?

Tangata Manu ha dit...

El argumento del respeto o evitar hacer daño no te exime de decir la verdad. La verdad es lo más fuerte que existe porque se acaba imponiendo siempre, a pesar de nuestro afán por velarla o escamotearla.

Recuerda lo que dijo Jesús: "La verdad os hará libres". El conocimiento de las cosas siempre es bueno, incluso de las cosas que no nos gustan o nos perjudican. No hay nada peor que la ignorancia.

No soy de los que defiende la inocencia o la ingenuidad como estado ideal del ser humano. Prefiero afrontar cara a cara la realidad aunque duela.

Por ejemplo, aplicado a la pareja, ¿qué sentido tiene esconder ciertas cosas? ¿a qué estamos jugando? Cuando dos personas son capaces de llegar a la sintonía y a la transparencia completas, a la complicidad máxima, a la unidad de cuerpos y almas, ¿se puede pedir algo mejor? Lo dudo. Por eso suele ser tan raro.

Vivimos entre secretos y mentiras, y la libertad verdadera y la felicidad auténtica se nos escapan.

En catalán se dice: "Qui diu les veritats, perd les amistats". Yo añado: sólo el amigo que sea capaz de compartir contigo tus verdades (incluso las más sombrías) sin salir corriendo, ese es un amigo de verdad.

Por tanto, defiendo la sinceridad a toda costa, la autenticidad vital, la libertad que surge de ser lo suficientemente valiente para afrontar las cosas como son, sin tapujos ni falsedades.

Por supuesto, hay otras alternativas vitales, pero me convencen muy poco, cuando no me dan asco.

Anònim ha dit...

Aquello que uno se reserva para si mismo, y que no transmite - porque no quiere, y a veces porque no puede - por diferentes razones o causas. No creo que exista esta sintonía plena, siempre hay pensamientos o sentimientos que forman parte de uno y que dificilmente pueden ser compartidos, por su intimidad. Al fin y al cabo, el vivir en la verdad es un proceso interior, que evidentemente tiene su reflejo en lo demás y los demás, y que se proyecta en la mayor o menor coherencia con sus acciones, con su vida.

Nadie sabe todo de nadie, sólo aquello que uno da o transmite al otro. Porque incluso, nosotros mismos, nos olvidamos de detalles que sin saberlo son importantes en nuestra vida, que están ahí, dentro de nosotros, y no los compartimos porque los tenemos ignorados. Pero, muchas veces, influyen en nuestras decisiones y acciones.

Anònim ha dit...

M'agrada molt com escrius i el q dius i quanta raó tens. Sobre la veritat 100% amb tu.

He entrat per llegir sobre Sant Miquel de Vallromanes i he començat a llegir el blogg i m'has sorprès.