14.3.16

Buit

Hi ha la benaurada solitud, que em torna allò que he perdut enmig de la ciutat i dels autòmats. Puc ser esquerp i taciturn. Puc romandre una estona sense la remor del mar i sense el caliu de la guitarra, però sempre torno al buit del cor alliberat d'expectatives alienes. Un buit sublim. Sí, la benaurada solitud i aquesta primavera imminent que fa florir les flors. Nosaltres també florirem. Després em queda el teu regust, entre els llavis, entre els dits; i aquesta pau que em deixes quan te'n vas sense anar-te'n.

2 comentaris:

Anònim ha dit...

TU VACIO ES PLENITUD. Cuando nos desaferramos de los deseos, abandonamos nuestro propio ego, huimos del ego de los demás...podemos llegar a pensar que en la soledad estaremos mejor. No podemos perder la capacidad de sentir de nuevo, de la sorpresa, de reconocer nuevas emociones. Sólo aquel que es capaz de despertar de nuevo, de sentir de nuevo...vive, a pesar de ver el vacío. No lo tiene en cuenta.

Un abrazo,

Javier

Toni Ros ha dit...

Una vez leí (creo que en un libro de Guido Ceronetti) que Dios solamente puede entrar en un corazón vacío... Yo busco y valoro, necesito, los momentos de soledad. El vacío, por tanto, es luminoso, un espacio sagrado en el cual puede suceder nada y todo al mismo tiempo. Tu verdadero hogar.