11.6.14

Malgrat les ombres


    Sóc l'eremita de Canadell. No tinc ganes d'escriure. No m'agraden els gossos, els gats, les mosques ni la gent que fuma. Com diu Rafael Narbona, el món és ple d'idiotes que viuen adormits mentre ho embruten tot. No crec en la humanitat. Només crec en la Natura i, depèn del dia, també crec en mi. Sóc càtar perquè sóc pur. En mi no habita el mal. Malgrat les ombres, aspiro a la llum definitiva

    Escriure és embrutar el món de paraules. La felicitat no té res a veure amb les paraules. La felicitat és una flor senzilla i perfecta que creix en l'escletxa d'una roca. La felicitat és una posta de sol que envermelleix l'horitzó. La felicitat és l'oblit del passat i l'oblit del futur. La felicitat és endinsar-se a poc a poc en el mar i sentir-se peix. La felicitat és menjar un albercoc madur. La felicitat és fer l'amor sense demanar permís. La felicitat és saber que no saps res i aprendre alguna cosa cada dia. La felicitat és un concepte buit (com la llibertat o l'amor) que s'hauria de concretar amb fets consumats. La felicitat és no deure res a ningú i no tenir obligacions de cap mena. 

    Sóc l'eremita de Canadell com vaig ser l'eremita de Terradets com seré l'eremita de la fi del món. No tinc ganes d'escriure. La felicitat no té res a veure amb les paraules. Malgrat les ombres, aspiro a la llum definitiva.

      5 comentaris:

      Xavi ha dit...

      No ens cal cap permis per estimar, sempre que el nostre ser sigui estimar.

      Molt bon post, et felicito.

      Anònim ha dit...

      ¿Es posible cansarnos del hacer que tanto queremos? La motivación es tan necesaria para hacer...y seguir siendo en ese hacer.

      Hay un momento en el cual para poder nacer de nuevo, hemos de abandonar aquel hacer que tanto hemos querido y que hoy sentimos que a nada nos conduce,

      Javier

      Toni Ibanez ha dit...

      Hacer, Tener, Querer, Ser... Son infinitivos no definitivos... Lo que hacemos, por mucho que nos guste, nos acaba cansando... Lo que tenemos, por mucho que nos guste, nos acaba sobrando... Lo que queremos, por mucho que nos guste, nos acaba asqueando... Lo que somos, por mucho que nos guste, nos acaba angustiando... Hay que huir de lo que somos, de lo que queremos, de lo que tenemos, de lo que hacemos... Hay que huir de lo conocido, es decir, de la puta zona de confort en la que nos confina el miedo... Solamente seremos libres si renegamos de lo que hacemos, tenemos, queremos y somos... Hay que renacer millones de veces huyendo de lo que nos atrapa... Huir siempre para renovarse... Huir siempre para abrazar horizontes nuevos... Vivir para lo insólito y para lo inédito... El resto es rutina, parálisis, aburrimiento...

      carlota ha dit...

      la clave es la motivación. el que mantiene la ilusión y no se le traspapela entre tanto cambio tiene un tesoro. la zona de confort deja de serlo cuando está ocupada por alguien desilusionado. la actitud multiplica, dicen. cierto. habrá que aprender a activarla. yo cada vez sé menos que nada. si celebramos la felicidad y la libertad del otro en lugar de tomárnoslo como una bofetada a la cara andamos en el buen camino. a veces cuesta

      Toni Ibanez ha dit...

      ¿Y si lo que nos motiva es ir cambiando de motivación? ¿Y si lo que nos ilusiona es des-ilusionarnos para re-ilusionarnos and so on?

      Tener 50 años y no estar des-ilusionado sería una proeza.

      La "zona de confort" es un mito. No existe. Existe, en todo caso, la autosugestión: pensar que estamos "seguros" y "cómodos" donde estamos con lo que tenemos, hacemos, queremos y somos. Una chorrada como otra, un autoengaño.

      La felicidad y la libertad ajenas no nos conciernen. Debemos ocupanos con lo nuestro, que no es poco.

      No hay bueno ni mal camino. Hay camino y punto.

      Besos desde el Far East.