5.4.16

Offshore


Plou sobre mullat. Els papers (filtrats?) de Panamà corroboren que tot està podrit, que la corrupció (la financera i les altres) és la norma dels rics, que acumulen els diners en "paradisos fiscals" per a fer créixer la bola de merda de l'Oncle Garrepa, empobrint així la resta de la humanitat tot generant fam, guerres, refugiats, misèria global... 

De què ens serveix saber-ho si no hi podem fer res? Ens volen desanimar encara més? A qui beneficia? Es una cortina de fum per a distreure'ns d'altres qüestions? Què justificarà després? 

M'agradaria ser islandès. Si no hi fes tan fred, emigraria allà dalt. És una illa salvatge i meravellosa. Demanaria asil polític o, simplement, asil ètic i humanitari. Qualsevol dia em perdré i em desconnectaré de tot. No em busqueu, perquè la tribu que m'acollirà viu sense mòbils ni internet, i no sap què és un "paradís fiscal" (quin oxímoron!) perquè viu en un veritable paradís natural sense diners. Offshore. Lluny de la costa, a l'estranger...

9 comentaris:

Isabel H. T. ha dit...

Toni... yo que tú, seguía buscando otro lugar donde exiliarme...
Busca en Google:
Paraiso fiscal: Islandia...
Creo que esta vez, no se escapó nadie!
Ya ni podemos soñar...estamos "viviendo" en una mentira...
Un abrazo ( este sí, de verdad).

Platges Netes ha dit...

Uruguai com està? Guai? És una altra opció...

isable H. T. ha dit...

Uruguay está en la mira...nos parece mentira en lo que han convertido este otrora hermosísimo país... lo sigue siendo , sobre todo para los uruguayos que lo conocimos de muy otra manera... pero..hay gobiernos que lo primero que hacen es tirar la cultura al piso , porque es más fácil tener contento a un ignorante que los vote... en fin si sigo sacando bronca, esta noche no duermo Veremos en qué queda todo esto... además de dehonestos , son magos prestidigitadores... nada por aquí... nada por allá... y las manos limpias!

Anònim ha dit...

No comment. A pesar de todo, siempre hay una explicación alternativa. Son fenómenos que responden a dos factores diversos que van muy unidos: La codicia y el miedo.

¿Cómo explicar lo que pasa? Vivimos en un mercado global, que emplea un único lenguaje, el del capital. Es cierto, detrás existen personas. Ellas creen que mueven el dinero cuando es al revés, el dinero las mueve a ellas. ¿Cómo acabará todo? Pues dentro de unos años los que tienen hoy el dinero lo perderán y serán sustituidos por otros. No hay ganancia sin perdida, ni victoria sin derrota. El sistema requiere que haya ganadores y perdedores sino deja de funcionar. Salvo algunas fortunas, todas con el tiempo se desvanecen. La Muerte hace justicia.

Un abrazo,

Javier

Toni Ros ha dit...

Amigo Javier, hay cosas que me cuesta entender... ¿Codicia para qué? ¿Miedo a qué?

¿Qué ganas ganando más dinero si no lo utilizas para nada concreto si no es seguir ganando dinero? ES ABSURDO Y ENFERMIZO. Dinero genera más dinero que no sirve para nada productivo ni útil realment, no beneficia a nadie, salvo a los especuladores. A lo sumo, se "aparta" (guarda) este dinero en paraísos fiscales donde se pudre sin servir para nada, bueno para los herederos que se lo fundirán rápido... NO COMPRENDO EL JUEGO.

Miedo? A la muerte? SI TODOS MORIMOS!!! ¿El millonario se siente más seguro por tener mucho dinero guardado??? Si él no lo disfruta, será para los que vengan después... los cuales no lo valorarán porque no les ha costado NADA ganarlo.

SIGUE SIENDO ABSURDO, El guardarlo para nada y el temer algo inevitable: AL MUERTE.

Mientras tanto, todo ese dinero inactivo (es como si compras un Ferrari y lo dejas en el garage aparcado), genera más pobreza en el mundo, más miseria... ¿Es que no hay CONCIENCIA?

En fin, humanos.

Toni Ros ha dit...

La gran pregunta es, por tanto: Si tengo dinero (mucho dinero), ¿qué hago con él? Las respuesta a esta pregunta indicará qué tipo de ser humano tenemos delante...

Anònim ha dit...

Te equivocas en una cosa, el dinero que hay en paraísos fiscales se mueve y mucho. No son depósitos a plazo fijo, su presencia es temporal. Otra cosa es Suiza, es otro mundo e intocable. La diferencia está en la procedencia de los fondos a depositar, si son limpios (no vienen de tráfico drogas, armas, terrorismo o corrupción política) el lugar es Suiza. Ahí si que pueden estar tiempo y a tu disposición. En el resto de lugares, es todo un peregrinaje, y nunca están seguros del todo. También existen algunos estados de USA que se comportan como paraísos fiscales similares a Suiza, y muchas veces el dinero que se deposita en tránsito, se hace a la espera de colocarlo en lugares más seguros.

Un abrazo,

Javier

Anònim ha dit...

Lo relevante no es el tener más o menos dinero, sino lo que puedes hacer con él. Es decir, tener a tu disposición un "material" o "instrumento" que te permita alcanzar objetivos que te propones o bien, en una estrategia más conservadora, una reserva de fondos al cual acudir en caso de necesidad, sin tener que pasar por peajes fiscales.

Si llevamos el símil a nuestra economía doméstica, es todo más entendible. Ahorras dinero para un capricho o no (compra de una casa, un viaje, etc) o por si vienen mal dadas en un futuro. El hecho de depositarlo en un banco domiciliado en un paraíso fiscal hace que la tributación por ese dinero sea muy baja o inexistente, por lo que su recuperación es favorable.

Otra cosa, no todo el dinero depositado en los paraísos fiscales es ilegal ni tampoco no declarado, simplemente es dinero transferido a cuentas de menor tributación ,que pueden tener un propósito fraudulento o no. De tal forma que si tu declaras en tu territorio que dicho dinero está depositado en una cuenta extranjera y justificas su procedencia es perfectamente legal.

Es decir, con ello no justifico nada (al contrario, ya que soy más bien de tu opinión) sino que reflejo una realidad que nace de la condición humana y que afecta a todas las ideologías. Pocos son los sanos y honestos. Haz de un pobre un rico, y verás también por donde va.

Un abrazo,

Javier

Anònim ha dit...

La respuesta a tu pregunta es que si tienes mucho dinero tarde o temprano te dejarás llevar por la tentación y harás como otros tantos. Claro que hay excepciones, pero pocas.

Haz de un pobre un hombre rico y verás como actúa.

Opino como tu, pero creo que ya hemos llegado tarde. El problema sobre todo y ante todo es la falta de educación en el conocimiento del otro (la alteridad) y el ser solidario. Pero el dinero todo lo tuerce, incluso a pequeña escala, en la economía doméstica.

Un abrazo,


Javier