12.9.13

Finis-Terrae-7

De tot el Camí em quedo amb les dues postes de sol al santuari de la Verge de la Barca (Muxía), un espai magnètic, ple de YIN. Assegut entre aquelles pedres mítiques, font de llegendes paganes i de rituals venusians, vaig arribar a sentir el que no vaig sentir a Fisterra.

El segon dia m'acompanyava Max, un pelegrí alemany que havia acabat els estudis d'economia a Harvard i cercava el misteriós secret que tots perseguim. Vam parlar molt, però al final, quan la llum del far ja feia pampallugues, es va imposar la calma de l'escuma i el vol de les gavines.

No és un espai ni és un temps, sinó tot el contrari. Quan ho trobis ho sabràs.
 

1 comentari:

Isabel H. T. ha dit...



Toni, tu relato de hoy es casi un poema.
Transmite la magia del lugar, el misterio y todo eso que el ser humano teme y busca. Las leyendas mezcladas con algo de la realidad y que nadie quiere desenredar, porque en esa mezcla reside el encanto. Y La charla con tu compañero de ruta,debe haber sido muy interesante
Me encantó cómo describes el anochecer, con los guiños del faro y las gaviotas volando bajo como soltando un telón de noche sobre el paisaje.
Entiendo también de qué hablas al final, (es real, aunque sólo los que lo hemos vivido alguna vez podamos conocerlo) No sé´si leiste"Confesiones con mi ángel"(ll).Allí cuento esa sensación extraña que no podemos explicar, pero que está ahí.
Cuéntame todas esas maravillas que te regala la vida,y las viviré a través de tus fotos y relatos.
Disfruta y cuídate!.