7.3.14

Desil·lusions

La paraula exacta és desil·lusió. Millor en plural: desil·lusions. Perquè la vida va d'això, d'anar perdent els miratges pel camí. Em costaria tant, tornar a enamorar-me. Tantes decepcions acumulades acaben formant una immensa decepció. El nen que no vaig ser encara lluita amb el nen inevitable que malda per imposar-se malgrat mig segle de patacades. Mig segle, collons, sona fatal. El nen que jugava a esperar, que tenia fe, curiositat, innocència i tota la pesca. Va durar el que va durar. Tot caduca. Viure és entomar derrotes. Arriba un moment que coneixes les regles i t'has saltat les regles i has viscut sense regles i has creat les pròpies regles i, finalment, arribes a una conclusió ben trista: amb regles o sense regles, alienes o pròpies, tot és el mateix: misèria. Som micos malalts que tenim l'honor històric d'haver inventat el càncer, la sida, les guerres mundials, la bomba atòmica i haver destruït gran part de la mare naturalesa. Un gran honor. Chapeau. Després hi ha tota la collonada de la tecnologia, els aparells, les maquinetes, l'apoteosi ultramoderna de l'artifici el qual encara ens fa més inútils i perillosos. Ni intel·lectualment ni moral estem per sobre d'un aborigen australià. Almenys ells saben sobreviure al desert sense cobertura telefònica. Ells mengen formigues, però nosaltres mengem merda-pura-fast-food. Com Gauguin, aspiro al salvatgisme i/o a la bogeria. Que em deixin en pau, els mandarins de lo-que-toca-fer, que els bombin. Sempre seré un heterodox, un dissident, un fugitiu, un outsider perifèric. No pas un poeta maleït, perquè per a ser poeta cal una dosi molt alta d'ingenuïtat, cosa incompatible amb el meu recalcitrant escepticisme, per no dir cinisme o nihilisme. Havent llegit Nietzsche, Pessoa, Stirner, Céline i Henry Miller (per citar-ne només un sarpat), no hi ha marxa enrere. Tot cau pel seu pes. Per a ser poeta cal creure si més no en les paraules i en la seva presumpta bellesa i musicalitat, però servidor ja fa dies que sap que les paraules són màgia barata, truculència, ombrívola pantalla on projectem traumes i repressions, malabarismes psicològics, ambicions egolàtriques i altres mentides pietoses de la claveguera humana. La paraula exacta és desil·lusió. El misteri és saber què fas l'endemà d'aquesta certesa.

4 comentaris:

Anònim ha dit...

Mañana: Volvernos a ilusionarnos -engañarnos. Es esencial para encontrar un sentido a nuestra vida. Tan sólo amando - en el sentido universal de esa palabra, que es una actitu - volvemos a ser, aunque sea una mera ilusión creada por nosotros. No importa donde nos lleve, lo importante es que nos lleve, haciéndonos capaces de emocionarnos, de sentir.

Javier

Isabel,H.T. ha dit...

...El misterio es saber qué haces al día siguiente de esta certeza...
Subir más alto... No se ve lo mismo desde un auto que desde un avión...

Querido amigo.me había propuesto no opinar más sobre lo que dices porque me dí cuenta de que no te gusta nada que no estemos de acuerdo (a veces) y eso se nota aunque quieras disimularlo con algunas cosas como bromas, ironía, indiferencia, etc.
Antes de seguir,te acepto que me mandes al ...demonio o algo peor. Está bien, tienes derecho de no oir lo que no te gusta.Si hoy rompo mi propósito de no comentarte más,es
porque te aprecio mucho , sé de tu sensibilidad y tu lucha por encontrarte a tí mismo.El tema sería amplísimo ,pero no lo será porque no lo vas a permitir. No importa, sólo quiero decirte que ya pienses con tu propia cabeza, límpia tu mente de ideas ajenas (incluso las mías Yo no soy una persona de carrera ,sólo oompleté el Bachillerato, pero la vida me puso delante tantas y tantas oportunidades de aprender, que, he aprendido que la razón por la que estoy aquí,no tiene nada que ver ni con lo que digan uno y otros,ni con creerme responsable de todos lo males de esta tierra.Ayudo en todo lo que puedo, aunque también he aprendido que hay gente que NO QUIERE QUE LA AYUDES. Me apeno mucho por ver lo que está haciendo la humanidad con todo lo que tiene aún y podría tener ...pero no estoy acá para salvar al mundo y no es ni indiferencia ni egoísmo , es simplemente cumplir mi primera obligación: aprender a reconocer, valorar,agradecer y compatir todo lo que tengo,aunque muchos dirían ...y qué tienes? Si lo van a medir en dinero, valores materiales, fama,belleza física,entonces puede "que me VEAN pobre", pero sólo porque están ciegos , carentes de los verdaderos valores. Y bueno,el camino para salir de tu depresión, tu negatividad, tu rencor,tu enojo genealizado, es...limpiar alrededor el terreno, sacar los yuyos, malezas y empezar a plantar lo que te alimente sanamente( ésto literal) y tanto el cuerpo como el espíritu .No mires más el suelo, levanta tus metas que para eso eres una persona tan especial, tan valiosa.Deja que los que se creen salvadores del mundo lleguen a tener poder, y vas a ver cuán sinceros y honestos eran. Ejemplos sobran de quienes han llegado al gobierno subidos en los hombros de los que manifiestan y van presos y mueren incluso por que creen que el hombre dice siempre la verdad...y se enferman de desilusión cuando ven la mentira y el abuso.Fueron usados
Tú,repito, eres un ser muy especial, inteligente y sensible, pero te estás negando a ver cuál es tu verdadera razón de existir...
Ser feliz! sin remordimientos, renovando la fe en todas las cosas que necesitas para serlo, dejando atrás lo que no sirvió, lo que dañó.
Toni, mira más alto...dentro de tí

Anònim ha dit...

La otra alternativa es el abandono, dejándose llevar por la vida a un destino vacío y absurdo. Ya se que la ilusión es un engaño, pero ese engaño nos permite ir tirando, ponernos pequeñas metas que den un poco de sentido a nuestra vida.

Javier

Anònim ha dit...

Por ultimo, nos queda desprendernos de esas falsas ilusiones, y contemplar la realidad sin esperar obtener nada material de ella. Disfrutar de la naturaleza, de las personas y de nosotros mismos sin ningún otro propósito que condicione ese goce. Somos tan efímeros que cada día es una nueva oportunidad para estar satisfechos. De nosotros depende. La peor esclavitud es la de nuestra mente, la de losensamientos y sentimientos que nos hacen ver las cosas tan mal y otras tan bien. Educar la mente pasa por comprender que la realidad es tan sólo un río que pasa, y que a veces creemos que dominamos, pero siempre nos lleva. No se trata de crearnos falsas ilusiones, sino de ver con ilusiones los regalos que cada día nos da nuestra vida; y en especial, el propio hecho de estar vivos.

Javier