24.3.14

Islàndia


Dels viatges tornes amb fotos i souvenirs, amb els ulls plens de novetats i l'esperit rejovenit. He vist coses que no havia vist mai (guèisers, cascades enormes, aurores boreals..). He begut i he menjat coses estranyes (sidra de pera, tauró, balena...). Més al nord fa un fred que pela, però la gent se les empesca per a viure calents ni que sigui amb l'ajuda inestimable de l'alcohol (per cert, caríssim!). 



Per això és obligatori sortir de casa, marxar ben lluny, per a descobrir que les coses es poden fer d'una altra manera i comprendre que les nostres imperfeccions no haurien de ser definitives. Al capdavall, es tracta d'aprendre. 

Som mediterranis. Aquesta és la nostra essència.   

  

És la natura, la que m'impressiona, i la capacitat humana d'adaptar-s'hi. Quan, en canvi, l'home la destrueix o prova d'adaptar-la al seus interessos mesquins (gairebé tots els interessos humans ho són, de mesquins), allò que veig em repugna. De les ciutats m'agraden els parcs i de les persones la naturalitat. 


Sovint les anècdotes esdevenen categoria en la mesura que defineixen el tarannà d'un poble o d'un país. Islàndia és la natura salvatge més enllà de la domesticació humana. Islàndia també són els islandesos, 300.000 persones amb un sentit molt gran de la independència, víkings fornits i valquíries de bellesa onírica. 

Hi tornaria a l'estiu per a caminar sense presses... 



   

4 comentaris:

Anònim ha dit...

De nuevo en casa. Los pueblos germánicos aman el sol porque lo sienten poco en su piel, por eso tenemos tantos nórdicos disfrutando de nuestro sol en su retiro o vacaciones. Nosotros amamos el sol porque su energía es parte de nuestra vida y su presencia es nuestra esencia, ya desde el antiguo Egipto, los sumergíos, y luego los pueblos mediterráneos. Y los que tenemos la oportunidad de recorrer el Mediterráneo con frecuencia lo sabemos, y esto tarde años en verlo hasta que llegue a Delos, la isla de Apolo. Incluso la mítica Hiperborea son los griegos y los judíos, libro de Enoc, quienes hablan de ellas.

El sol es vida, y en su culto coinciden los orígenes de todas las religiones y civilizaciones, y aunque muchas veces vivimos en las sombras, sabemos que en su luz esta nuestro camino. Quien quiera entender, que entienda.

Estoy muy contento por ti, amigo, y desde este post te deseo de corazón que sientas la vida como si fuera el sol que te da calor, que la ames y que te ames, porque todo lo demás se dará. Y por ultimo, la vida son coincidencias, encuentros y aprendizajes.

La vida es una emoción tras otra (Snoopy).

Un fuerte y largo abrazo,


Javier

Toni Ibanez ha dit...

Magnífica aportación, Javier, como es usual en ti. Gracias. Sobre lo del sol, decirte que el último día (sábado) hizo un sol estupendo en Reykjavík, cosa insòlita por allà, y los islandeses se fueron todos a la playa (sí, tienen una playa a la que van verano e invierno, situada en la misma capital, con arena traída de Marruecos y una tubería que deja ir agua caliente extraída del subsuelo para que se mezcle con la fría agua del océano, con lo cual es posible bañarse en la pequeña franja donde se mezclan ambas aguas, lo cual resulta a la vez ingenioso y curioso).

Anònim ha dit...

La necesidad al igual que una férrea voluntad, agudizan el ingenio.

Javier

Anònim ha dit...

Todas las islas volcánicas nos muestran la enorme fuerza de la Naturaleza y lo pequeño que nosotros somos. Pero aún en esa pequeñez podemos admirar embobados el enorme don que recibimos de esa Natura desbocada que ha creado y crea vida.

Javier